EspañaNOTICIAS

Tensión entre Alemania y Polonia por la migración ilegal en la frontera

Scholz critica el escándalo de visados a extranjeros bajo pago en consulados polacos

Un frente de tensión migratoria se abre entre Alemania y Polonia. El canciller alemán, Olaf Scholz, cargó contra Varsovia por la supuesta concesión de visados bajo soborno en consulados polacos de África y Asia, en el contexto de la actual ola de entradas ilegales de migrantes en Alemania por las fronteras polaca y checa. “No quiero que en Polonia simplemente den paso [a los migrantes] y luego seamos nosotros los que tengamos que discutir sobre la política de asilo –afirmó Scholz en un acto en Nuremberg–. Quien llega a Polonia tiene que ser registrado allí y se tiene que procesar allí su solicitud, y no que encima vendan visados por dinero y agraven el problema”.

El asunto de las corruptelas en la concesión de visados de trabajo ha sacudido la campaña de las elecciones que Polonia celebrará el próximo 15 de octubre. El Gobierno del partido ultraconservador Ley y Justicia (PiS) sostiene que son muy pocos los presuntos casos –unos 300, según ellos–, mientras la prensa y la oposición los elevan a más de 200.000.

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, reprocha a Scholz el respaldo alemán a oenegés de rescate de migrantes en el Mediterráneo

Según la investigación en curso, consulados polacos en Egipto, India, Kazajistán, Nigeria y Tayikistán, entre otros países, delegaron el trámite de visados en empresas locales que, coordinadas con funcionarios de Exteriores en Varsovia, priorizaron solicitudes de quienes pagaban sobornos. Según la prensa polaca, 82.000 extranjeros que obtuvieron el año pasado un visado de este tipo no trabajaron después en Polonia y circularon hacia otros países.

Varsovia reaccionó con irritación a las palabras de Scholz sobre el caso. El ministro de Cultura, Piotr Glinski, le emplazó a “no meterse en los asuntos internos de Polonia”.

Según la policía federal alemana, en el primer semestre del 2023 se interceptó a 45.338 extranjeros que habían entrado ilegalmente en el país por fronteras terrestres, marítimas y aeroportuarias (el 56% más que en el mismo periodo del año pasado), de los cuales 12.331 lo hicieron por la frontera germano-polaca. La mayoría son originarios de Siria, Afganistán, Turquía, Georgia y Rusia, y llegaron a través de la ruta bielorrusa. El impacto de los visados polacos en las entradas ilegales a Alemania resulta difícil de calibrar, y podría tratarse de un impacto relativamente menor.

En cualquier caso, el Gobierno de socialdemócratas, verdes y liberales de Scholz está endureciendo el tono general en materia migratoria, al verse sometido a presión por la oposición conservadora y por dos länder fronterizos –Brandemburgo y Sajonia– ante el incremento de llegadas por la frontera este. Democristianos y líderes regionales de distinto color piden controles policiales aleatorios en las lindes polaca y checa, como ya existen en la frontera con Austria. La ministra del Interior, la socialdemócrata Nancy Faeser, los estableció en noviembre del 2022 previo aviso a Bruselas, y funcionarán hasta noviembre de este año.

Hasta ahora Scholz y Faeser se han resistido a introducir controles en las fronteras polaca y checa, pero hay señales de que podrían estar cambiando de opinión. “Son muchos los que llegan a Alemania y a Europa”, dijo en Nuremberg el canciller, y alertó de la posibilidad de nuevas medidas “en función de la situación” en los límites con Polonia y República Checa.

El repunte de los flujos migratorios irregulares hacia Europa amenaza con tensar más las relaciones entre países especialmente afectados. La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, ha escrito una carta al canciller alemán Scholz reprochándole que su Gobierno, “sin coordinarse con el Gobierno italiano, supuestamente ha decidido apoyar con importantes fondos a organizaciones no gubernamentales que se dedican a la recepción de inmigrantes irregulares en territorio italiano y a los rescates en el mar Mediterráneo”.

A general view of a site in the forest where the police found leftovers of migrants as they patrol along the German-Polish border to prevent illegal migration near Forst, Germany, September 20, 2023. REUTERS/Lisi Niesner

Un bosque alemán en Forst, cerca de la frontera con Polonia, donde la policía alemana encontró restos del paso de migrantes, el 20 de septiembre

LISI NIESNER / REUTERS

Berlín ya irritó a Roma hace unos días al suspender “hasta nuevo aviso” el mecanismo voluntario de acogida de solicitantes de asilo –creado el año pasado por la UE– llegados a Alemania procedentes de Italia.

Según Frontex, la agencia que monitoriza las fronteras externas de la UE, en los primeros ocho meses del 2023 hubo en Europa 232.350 cruces ilegales, la cifra más alta para el periodo enero-agosto desde el 2016. El incremento se debe sobre todo al mayor número de llegadas a Italia a través del Mediterráneo central, aclara Frontex. En lo que va de año desembarcaron 133.000 personas, mientras que en el mismo periodo del 2022 fueron 69.800

--:--
--:--
  • RADIO EN VIVO