EspañaNOTICIAS

Ribera deja caer el Trasvase a cambio de abaratar el agua desalada

La titular de Transición Ecológica prevé un recorte de entre 70 y 110 hm3 al año por el acueducto y promete un volumen superior de desalación

A cambio, Ribera prometió un paquete de medidas centrado sobre todo en «disponer de los recursos adicionales necesarios» para cubrir las «necesidades» de los usos económicos en el Levante, como la agricultura. La inversión prevista asciende a los 547 millones de euros en Murcia y Alicante para ampliar la capacidad de producción de agua desalada en Torrevieja, Valdelentisco y Águilas y construir plantas fotovoltaicas que permitan abaratar su coste. La próxima semana, añadió, el Gobierno aprobará un decreto de ayudas para subvencionar el agua desalada de las plantas de Murcia y Alicante para que los regantes puedan acceder a estos recursos pagando un tope de 0,34 euros el metro cúbico, sin contar con los gastos del transporte e impuestos.

El Gobierno, que cumple así con los deseos políticos del Gobierno de Castilla-La Mancha, mantiene en el real decreto de las planificaciones hidrológicas el programa de seguimiento del Trasvase que pretende ser una herramienta de vigilancia de las medidas anunciadas: mejorar el saneamiento y depuración de las aguas residuales de Madrid que se vierten al Tajo o lograr la eficiencia del regadío en la Región. «No debemos enfrentar territorios», subrayó Ribera, que incide en que la ampliación de la capacidad de producción de las desaladoras del Levante, sumado a la mejora de la reutilización del agua en estos territorios, permitirá disponer de 140 hm3 extra a partir de 2026. Esta es la fecha que se pone la ministra para terminar también la interconexión de las plantas desaladoras de Torrevieja, Valdelentisco y Águilas.

La ministra defiende que se escuchó al Consejo de Estado

La ministra Teresa Ribera aseguró ayer que el Ministerio tuvo en cuenta las recomendaciones del Consejo de Estado, que señalaba la «falta de coordinación» entre ambos planes. Anunció que se actualizará la legislación sobre el Trasvase para adaptarla a las nuevas planificaciones hidrológicas del Tajo y del Segura. «La expectativa de reducción de los recursos trasvasables tiene que contar con ajustes, respetando la existencia de los caudales ecológicos». En los próximos meses será el Consejo Nacional del Agua quien debata la nueva propuesta normativa del Ministerio, incluido el cambio en las reglas de explotación del Trasvase.

La vicepresidenta tercera del Gobierno central ha añadido que la fijación del caudal ecológico del Tajo, que se acomete «por primera vez», «obliga a imaginar el modo en que su aplicación no pueda suponer ningún riesgo para la disponibilidad de los recursos suficientes para aquellas actividades que se han beneficiado del Trasvase». El plan del Tajo, aprobado tal y como fue concebido al principio, «no puede suponer una carga inasumible para un colectivo tan enormemente importante como el de los agricultores».

Los regantes cuentan «con el compromiso del Gobierno central», unos regantes que han demandando la dimisión de Ribera en las últimas semanas por su «posición radical» y acusada de favorecer los interés del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page. «Debemos dar tiempo a que las inversiones generen sus frutos», añade Ribera, que publicará en el Boletín Oficial del Estado un plan que recortará agua desde este mismo año mientras las medidas anunciadas en el Levante no estarán terminadas hasta 2026. «Daremos seguimiento al calendario de la comisión bilateral» que certificará que se cumpla con el programa del Trasvase, pero su primera reunión no será hasta 2025.

nota tomada – de la opinión de Murcia

--:--
--:--
  • RADIO EN VIVO