EspañaNOTICIAS

La enfermedad fatal de Tomás, el padre de Olga Carmona que presumía de su hija futbolista

La enfermedad fatal de Tomás, el padre de Olga Carmona que presumía de su hija futbolista

Siempre pendiente de la carrera de su hija, Olga Carmona, su vida discurrió muchos años en Málaga, donde se mudó tras separarse de la madre de la futbolista.

Fútbol femenino

Olga Carmona, la heroína del Mundial de Fútbol femenino, corre tras un balón. Ataviada con la equipación del Sevilla, trata de zafarse del intento de ataque de otra jugadora, vestida con los colores del Barça; los ojos fijos en el balón. Es la última imagen que de ella comparte en redes sociales su padre, Tomás Carmona, cuya muerte supo tras levantar la copa del mundo, y que siempre presumió de ella.

Lo difícil se consigue, lo imposible se intenta”, reza en la biografía del perfil de Tomás Carmona. Una declaración de intenciones que se hace evidente en sus publicaciones, centradas en el esfuerzo deportivo de su hija. Comparte numerosas fotografías de ella, por ejemplo la que inmortaliza la firma de su primer contrato profesional en 2017 con el Sevilla, donde fue canterana.

También comparte vídeos de los equipos en los que se forjó la responsable del tanto de la victoria de España; incluso destaca las novedades que anunciaba en redes el polideportivo de Sevilla en el que Olga entrenaba, años antes.

No importaba el contexto, Olga era la gran protagonista en las publicaciones de Tomás Carmona, padre de una familia dedicada por completo al fútbol: los dos hermanos de la jugadora, Fran y Tomás -su mellizo- comparten profesión. Pero las publicaciones del padre la resaltaban a ella.

“Estaba orgulloso de todos sus hijos, y de la niña más porque es que incluso llegó al Real Madrid. Somos muy madridistas en esta familia”, cuenta a EL ESPAÑOL Jesús Carmona, sobrino de Tomás y primo de la heroína del Mundial.

Tomás padecía desde hacía un año un cáncer que en los últimos tiempos había deteriorado mucho su salud, haciendo impensable desplazarse a Sídney, aunque no así seguir con avidez el torneo. “Vio todos los partidos, hasta que ya empeoró mucho el viernes”, cuenta su sobrino.

Separado de su madre

Su admiración por su hija se consolidó en la distancia. Separado de la madre de Olga desde hace unos 20 años, fuentes cercanas al entorno de la futbolista remarcan que Tomás Carmona emprendió rumbo a Málaga, donde la jugadora le visitó algunos veranos de la infancia.

Desde la Costa del Sol seguía la evolución deportiva de la hija, que despuntó muy pronto. Tanto, que se la recuerda bien en los campos en los que entrenaba cuando tenía siete años, en Sevilla Este, un barrio a las afueras de la capital hispalense.

Allí acudió a veces para verla jugar. Lo recuerdan profesionales deportivos en conversación con este periódico, que remarcan la madurez de la entonces niña Olga, muy apegada a su madre, conductora de autobuses interurbanos de Sevilla. El puntal de la familia.

Con su padre la distancia física fue determinante, aunque no implicara eso que la relación fuese fría, insiste su entorno. Solo menos fluida en ocasiones. Al final, era la madre quien siempre estaba en aquellos tempranos entrenamientos. Olga García, apuntan fuentes deportivas, sabía mucho de fútbol y se implicaba al 100% en la evolución de su hija.

Olga Carmona besa el trofeo de campeones del mundo.

Olga Carmona besa el trofeo de campeones del mundo.© Proporcionado por El Español

Fue ella, junto a los hermanos de Olga Carmona, quien decidió que se guardara silencio sobre el fatal destino de Tomás Carmona para que no le afectara emocionalmente de cara a la final, una decisión que toda la familia paterna comparte. “Pensamos que es lo correcto”, subraya Jesús.

Al final, la noticia de su muerte sacudía a la hija que tanto admiró justo cuando firmaba su mayor éxito deportivo, en Sídney, donde sin saberlo dedicaba el gol de la victoria a la madre de una de sus mejores amigas, que murió la semana pasada de forma repentina.

Era su madre quien le transmitía lo sucedido, cuando ya habían pasado algunas horas de la primera euforia de saberse campeona del mundo.

“Y sin saberlo tenía mi Estrella antes de que empezase el partido. Sé que me has dado la fuerza para conseguir algo único. Sé que me has estado viendo esta noche y que estás orgulloso de mí. Descansa en paz, papá”, lanzaba la jugadora tras conocer lo sucedido.

“Lo estaba. Orgullosísimo”, asegura Jesús, que define a su tío como “un superhéroe”, el menor de una amplia familia originaria de Ceuta que echó en su mayor parte raíces en Málaga, y que ahora espera a que aterrice Olga para hablar con calma con ella.

Pero primero, llegará el reconocimiento en Madrid, donde Olga Carmona tendrá junto a sus compañeras de equipo un recibimiento que se prevé multitudinario.

“Ayer fue el mejor y el peor día de mi vida. Sé que tú querrías verme disfrutar de este momento histórico, por eso estaré con mis compañeras, para que desde donde estés sepas que ésta estrella también es tuya papá”, afirmaba la jugadora este mismo lunes. Un momento de apoyo colectivo y reconocimiento que, remarcan los Carmona, merece la joven.

“Todos sabemos lo fan que ese padre era de su hija. Es un momento único en la vida de Olga: que con esa edad que haya ganado España un Mundial con su gol… a su padre le gustaría que disfrutase, porque es su momento. Su padre estará ahí siempre para ella”, asegura Jesús.

--:--
--:--
  • RADIO EN VIVO