EspañaNOTICIAS

IRSE A LA CONCHINCHINA

articulo de Salvador Cerezo

 

 

Toda la vida escuché a mi madre y a su generación la expresión “Irse a la Conchinchina” con una “n” a continuación de la primera sílaba, significando irse a un lugar muy lejano. Si vamos al diccionario de la Real Academia Española no viene esta remota ubicación. Ni Conchinchina ni Cochinchina. Uno se puede ir de viaje lejos. luego puede irse de viaje más lejos aún, pero solo cuando se ha ido a la Cochinchina el emisor referirá que está realmente en un sitio tan raro y lejano como para no seguir preguntando más. El origen de este dicho popular se hizo viral a partir de 1887, cuando Francia se anexionó el sur de Vietnam, una aventura militar que pocos lo recuerdan. España aportó tropas durante al menos cinco años. Los franceses llamaron a aquella rica región, ocupada por el delta del río Mekong, “la Cochinchine” , y nadie conoce en qué momento, debido a la tradicional dificultad de los españoles para asumir los idiomas le añadieran una “n” de más, llamándolo Conchinchina. Hoy la Cochinchina ya no está tan lejos; Vietnam se ha convertido en uno de los destinos más demandados del sureste asiático, y el turismo representa un 13,1 % del PIB nacional. Buena parte de ese turismo pasa por el delta del Mekong, la antigua Cochinchine francesa, la mayor y más rica llanura aluvial del sureste asiático. Unos 77.000 kilómetros cuadrados; para hacerse una idea es equivalente a la superficie de Holanda, y cuenta con fértiles tierras en las que el Mekong riega dando vida a toda esa llanura. Cuando tuve la suerte de visitar esa zona en un viaje, por fin pude comprender lo que quería decir mi madre con su expresión, la pena es que cogí un virus estomacal que me impidió disfrutar de tanta naturaleza, ¡tres días yéndome, lo que vulgarmente se dice, por las patas abajo!, pero tan contento…

--:--
--:--
  • RADIO EN VIVO