EspañaNOTICIAS

El adiós a Teresa Campos, desde dentro: caos, el llanto de Terelu y el sueño cumplido de una fan de 82 años

ste pasado martes, 5 de septiembre de 2023, la habitualmente tranquila carretera que conduce al Tanatorio de La Paz en Tres Cantos (Madrid) estaba plagada de fotógrafoscámaras de televisión y periodistas. En concreto, en la puerta principal del tanatorio no cabía un alfiler; a ambos lados, pertrechado por dos cordones de seguridad se abría un camino por el que han desfilado un sinfín de profesionales de la comunicación y de la televisión que han querido darle el último adiós a María Teresa Campos.

La veterana periodista ha sido velada en un último adiós que ha dado comienzo a las 12 de la mañana. El caos entre la prensa, por la falta de espacio en la entrada, ha sido una constante. Y las riñas y los gritos de algunos fotógrafos, también.  los detalles de lo ocurrido en este día triste para la comunicación. Los restos mortales de Campos se han instalado en la sala número 17, en el Pasillo Norte.

Como curiosidad, la misma estancia donde se veló al que fue su descubridor en la televisión, su referente y amigo Jesús Hermida. A escasos minutos de las doce, un cuadro embalado se introducía en el tanatorio a manos de Alejandro Rubio, exmarido de Terelu y el que fue yerno adorado de Teresa. La intrahistoria de ese cuadro la conoce este periódico: se descolgó desde un pasillo de la cadena Mediaset para que estuviera al lado del ataúd de la presentadora.

Ese era el deseo de sus hijas y el grupo audiovisual accedió. El traqueteo de los flashes y cierto alboroto indicaban una llegada importante. Las primeras en apearse de dos coches, vestidas de negro y sin poder siquiera articular palabra, han sido Terelu (58 años) y Carmen (56). Envueltas en un torbellino de cámaras, Terelu ha asegurado que más tarde atenderían a la prensa. Seguidamente, entraban en el tanatorio dos de las nietas de Teresa: Alejandra Rubio (23) y Carmen Rosa.

La primera, abrumada y guarecida en sus gafas de sol, ha hablado con los medios y ha recordado la figura de su abuela. Minutos después, una cascada de amigos y conocidos han hecho acto obligado de presencia, de la talla de Belén Rodríguez (57), José Manuel Parada (69), Nuria González (61) -gran amiga de la familia-, Sofía Mazagatos (48) -luciendo una prominente barriga de embarazada-, y su marido, Tito Pajares.

De la cantera del extinto Sálvame -espacio en el que trabajaron las tres generaciones Campos-, y de la televisión, Lydia Lozano (62), El Maestro Joao (56) o Carmen Alcayde (50), junto con Raúl Prieto (47) y Joaquín Torres (53), no han dudado en prestar sus condolencias a la familia. En el ámbito periodístico, la representación han estado servida de la mano de personalidades como Ana Rosa Quintana (67), Christian Gálvez (43), Mariló Montero (58), Nieves Herrero (66), Iñaki Gabilondo (80), Sonsoles Ónega (45) y su padre, Fernando (76).

Especial mención y revuelo ha ocasionado la visita del presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez (51). La seguridad de Moncloa ya acotó y acordonó la zona minutos antes de la llegada del Presidente.

En el ambiente había nerviosismo y especial cierto aire de formalidad. Lo cierto es que Sánchez y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (44), han sido la única representación política en el último adiós a Campos. Un extremo que ha sido señalado -y puesto en valor- entre los compañeros de prensa allí agolpados. A la entrada, la seguridad del Presidente ha pedido que no se le formularan preguntas: “Dejadle entrar limpiamente, y luego a la salida él hablará“. Así ha sido.

“¿Viene Pedro Sánchez? Pues, mira, no es de mi cuerda, pero me gusta que esté. Más políticos tendría que haber aquí. Teresa nunca se casó con ninguno”, asegura a EL ESPAÑOL Marisa, una mujer de 82 años -“los mismos que Teresa, hasta en eso nos parecemos”-, que se declara fan de ella desde siempre y ha querido irse al tanatorio “a echar el día y ver si la veo”.

Su deseo, o suerte de sueño, era despedirse de su musa y así se lo trasladó a sus hijas a su llegada. Carmen Borrego obró el milagro y Marisa ha podido entrar y estar con Campos. “Está todo preciosoElla, en su ataúd, con el cuatro al lado apoyado. Si reviviera, estaría feliz de ver a tanta gente“, reflexiona esta mujer.

En un momento dado, llega al tanatorio Gustavo Guillermo, el chófer y segundo hijo de Teresa. Roto, deshecho, sin poder hablar. Igual que Rocío Carrasco (46) y Fidel Albiac (50).

Este pasado martes ha habido dos personas que, según le consta a este periódico, ya han entrado en el tanatorio de La Paz entre lágrimas: Alicia, la maquilladora de confianza de Teresa Campos en Telecinco, y Leo, una de sus asistentas -interna en casa- que más tiempo compartió con la andaluza. Temblando, Alicia se desahoga entre periodistas y sostiene no poder creerse este final.

Terelu también se ha derrumbado en el interior de la funeraria. En concreto, sentada en un banco de un patio colindante a la sala 17, donde han reposado los restos de Teresa. Allí, entre amigas y confidencias, la primogénita de Campos ha encontrado algo de consuelo, si es que éste existe en estos momentos.

Hay personas próximas a la eterna Mari Tere que no han entrado por la puerta principal, como su íntima amiga Meli Camacho o Kike Calleja, íntimo de Terelu. A la hora de la comida, Alejandra Rubio y su expareja, Carlos Agüera, se han sentado en una mesa de la cafetería.

Minutos después, ha llegado Terelu, al teléfono en todo momento. Eso sí, la comunicadora no se ha sentado junto a su hija y ha ocupado una sala privada con sus amigas.

Pedro Sánchez haciendo unas declaraciones a la prensa en el velatorio de María Teresa.

Pedro Sánchez haciendo unas declaraciones a la prensa en el velatorio de María Teresa. Gtres

Según ha podido conocer EL ESPAÑOL en el transcurso de la jornada de este pasado martes en Tres Cantos, María Teresa ha recibido una misa funeral en la capilla del tanatorio a las 21 horas de la noche, oficializada por El Padre Ángel, quien se ha mostrado muy emocionado ante la prensa.

Tras la eucaristía, Teresa ha sido incinerada. Sus cenizas se trasladarán a Málaga -se desconoce la fecha, aunque no será este mismo miércoles 6 de septiembre-, donde reposará in eatérnum junto a su madre, Concepción.

El destino ha querido que la que fue presentadora de ¡Qué tiempo tan feliz! falleciera el mismo día que su progenitora, un aciago y oscuro 5 de septiembre. María Teresa Campos se ha ido para siempre, enlutando los corazones de su querido público, ese al que tanto dio, y feliz hizo, durante décadas.

María Teresa siempre manifestó que entre ella y los espectadores, cuando el piloto de la cámara se ponía en rojo, existía una conexión muy especial. “Sé que sale de mí algo que llega al espectador y se me devuelve”, sostenía.

Hoy, estará feliz viendo cómo en su despedida también ha habido representación de esas mujeres amas de casa a las que se dirigió, y enseñó sin pretenderlo. “Yo le debo muchas cosas, entre ellas, la libertad de la mujer porque me divorcié de mi marido por Teresa“, expone, con lágrimas en los ojos, Marisa.

Terelu y Carmen tras conceder unas palabras a la prensa.

 

--:--
--:--
  • RADIO EN VIVO