El murciano Carlos Alcaraz Garfia ha conquistado su tercer torneo Masters 1.000 y recuperado el número 1 del mundo al desbancar a Novak Djokovic. Un partido complicado ante Daniil Medvedev, el jugador más en forma del momento, fue capaz de convertirlo casi en un paseo un chico de 19 años que desarboló a un rival que solo fue capaz de sumar cinco juegos. Después de poco más de una hora y diez minutos de partido, Carlitos se alzó con el trofeo de Indian Wells, el torneo donde el año pasado explotó para el gran público estadounidense tras alcanzar las semifinales, donde cayó frente a Rafa Nadal. Pese a las dudas que había generado por la lesión que sufrió en la final de Río de Janeiro, Alcaraz completó un torneo perfecto, ganando todos sus partidos sin ceder ni un solo set y mostrándose intratable con su saque. El marcador final de 6-3 y 6-2 deja clara la superioridad del expreso de El Palmar, que se une a Rafa Nadal como el segundo jugador en la historia en ganar tres Masters 1.000 antes de cumplir 20 años.

Alcaraz tenía un desafío mayúsculo. Enfrente estaba un jugador que había ganado de forma consecutiva los últimos 19 partidos y que había conquistado ya este año tres torneos. El tenista más en forma del mundo, en definitiva. Y encima, el murciano tenía que soportar la presión de saber que sería de nuevo el número 1 del mundo en caso de ganar su tercer Masters 1.000.