EspañaNOTICIAS

Arabia Saudí confirma que está cerca de reconocer al estado de Israel

El posible acuerdo, que el gobierno israelí dice que podría entrar en vigor a principios de 2024, es calificado por Irán como “una puñalada por la espalda al pueblo palestino”

El príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, afirmó el miércoles durante una entrevista que la normalización de relaciones diplomáticas con Israel está cada día “más cerca”, unas declaraciones que han sido avaladas tanto por el gobierno de Israel como por Washington y que ha sido calificado por el presidente iraní Ebrahim Raisi como “una puñalada por la espalda al pueblo palestino y a la resistencia palestina”.

Este acuerdo histórico, negociado por Estados Unidos, podría entrar en vigor a principios del próximo año y cambiaría dramáticamente los equilibrios de poder en Oriente Medio al reunir formalmente a dos socios importantes de Estados Unidos frente a Irán.

Biden ha expresado optimismo sobre las perspectivas en conversaciones con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, al margen de la asamblea general de la ONU el miércoles. Por otra parte, el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, dijo que “cada día nos acercamos más” a un acuerdo en una entrevista con la cadena conservadora Fox News, en la que negó que las conversaciones se hayan interrumpido, tal y como informó el periódico saudí Elaph, con sede en Londres. De hecho, Bin Salmán, que es visto como el líder de facto de Arabia Saudí, afirmó que ha habido “buenas negociaciones” hasta el momento.

El príncipe explicó que el reino está buscando avances en los derechos de los palestinos, en un momento en que el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu, considerado el más derechista en la historia de Israel, continúa con su política de legalizar asentamientos israelíes en la Cisjordania ocupada.

“Estamos teniendo buenas negociaciones, pero debemos ver hacia dónde nos dirigimos. Esperamos alcanzar un punto en el que mejore la vida de los palestinos y permita a Israel desempeñar un papel en el Medio Oriente”, afirmó Bin Salmán.

Estados Unidos está impulsando un acuerdo de paz entre Israel y Arabia Saudí que podría tener un gran impacto en la región y en el conflicto palestino-israelí.

No obstante, alcanzar un acuerdo se vislumbra como encajar las piezas en un cubo de Rubik. Arabia Saudí está considerando normalizar relaciones con Israel a cambio de un pacto de defensa con EE.UU. y ayuda para desarrollar su propio programa nuclear civil. Al mismo tiempo, Riad ha dejado claro que cualquier acuerdo requeriría un progreso significativo hacia la creación de un Estado palestino.

La búsqueda de Riad de un programa nuclear civil pone a prueba la política estadounidense e israelí. Y los llamados de Arabia Saudita y Estados Unidos para que los palestinos obtengan avances bajo cualquier acuerdo son desagradables para el gobierno de extrema derecha de Netanyahu.

“Las brechas se pueden salvar”, dijo el Ministro de Asuntos Exteriores, Eli Cohen, a la Radio del Ejército de Israel. “Tomará tiempo, pero hay avances”. “Creo que ciertamente existe una probabilidad de que, en el primer trimestre de 2024, dentro de cuatro o cinco meses, podamos llegar a un punto en el que se finalicen los detalles”, agregó.

El anuncio de un acuerdo cercano ha sido duramente criticado por el régimen iraní, quien ha hecho históricamente bandera de su oposición a la existencia del estado de Israel y que en los últimos meses ha normalizado relaciones con uno de sus principales rivales regionales, Arabia Saudí. Pese a negar cualquier conocimiento de que Riad esté cerca de firmar dicho acuerdo con los israelíes, el presidente Raisi afirmó en una rueda de prensa que “el inicio de relaciones entre el régimen sionista [término que utilizan para referirse a Israel] y cualquier país de la región, si tiene la intención de proporcionar seguridad al régimen sionista, definitivamente no lo conseguirá”.

De producirse el acuerdo al inicio de 2024, el calendario podría permitir a la administración Biden superar el período de revisión en el Congreso y el Senado de Estados Unidos y lograr la ratificación antes de las elecciones presidenciales de noviembre, lo que les permitiría anotarse un tanto descomunal en política exterior.

Israel normalizó relaciones con varios países, incluidos los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin, Sudán y Marruecos, durante la Administración de Donald Trump (2017-2021), en lo que se conoció como los “Acuerdos de Abraham”, pero normalizar las relaciones con Arabia Saudí se consideraría un paso histórico en la diplomacia de Medio Oriente.

Arabia Saudí tiene un peso geopolítico incomparable: el reino lideró en 1973 el embargo de petróleo contra los países que habían apoyado a Israel durante la guerra de Yom Kipur y, además, impulsó la Iniciativa de Paz Árabe, firmada por los miembros de la Liga Árabe en 2002.

Además, el monarca saudí, Salman bin Abdulaziz, es un firme defensor de la causa palestina y ha asumido el papel de guardián de las dos mezquitas sagradas de La Meca y Medina, los lugares más importantes para los musulmanes, seguidos por la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén Este, territorio palestino ocupado por Israel desde 1967.

Un entendimiento entre Israel y el reino saudí revolucionaría el tablero de juego en la región y podría motivar a otras naciones árabes a seguir el mismo camino. Hay analistas que auguran que sus consecuencias podrían equipararse con las de los Acuerdos de Camp David (1978) entre Egipto e Israel.

--:--
--:--
  • RADIO EN VIVO